Wabi Sabi o cómo encontrar la felicidad facilmente

28 Junio, 2016

Algunas de las preguntas que más nos hacemos en las sociedades del mundo desarrollado suelen girar en torno a un tema clave para algunos y algo más banal para otros como es la felicidad. Y es que las cuestiones relativas a cómo alcanzar este escurridizo sentimiento pueden convertirse en un auténtico dilema. Preguntas sin respuesta que aún hoy no sabemos concretar con claridad, convirtiéndonos en grandes teóricos sobre el tema, pero en verdaderos inexpertos en cuanto a su aplicación práctica se refiere.

Según la RAE, la felicidad es un estado de grata satisfacción espiritual y física. Sin embargo, esta acepción del concepto podemos interpretarla de diversas maneras en función del lugar en el que estemos y la cultura en la que vivamos. El pensador Mahatma Gandhi decía que la felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía. En definitiva, sea cual sea la definición más exacta, lo importante es el camino que cada uno inicia para llegar hasta ella. Y por eso en este post queremos adentraros en una nueva idea, una disciplina que se abre antes nosotros como una posibilidad más para alcanzar la felicidad: el wabi sabi, un concepto que proviene de la filosofía budista japonesa.

Si buscamos en la literatura existen distintos enfoques para definir este concepto, vago aún en la cultura occidental. Pero aunando criterios y con el objetivo de mostrar una definición sencilla y que nos resulte a todos útil y entendible, diríamos que el wabi sabi es una filosofía de vida japonesa, una opción para aprender a ser feliz.

Su origen lo encontramos en Japón alrededor del sigo XIV, como reacción a la perfección y suntuosidad china de tiempos atrás y se define como la belleza de las cosas imperfectas, que no cumplen con ningún canon preestablecido. Desde el punto de vista más estético, el término se utiliza para describir ambientes u objetos caracterizados por su enorme simplicidad rústica y que combinan minimalismo con naturaleza.

Se puede decir que el wabi sabi ocupa la misma posición en la estética japonesa que en occidente tienen los cánones de belleza griegos en las manifestaciones artísticas y en el sentido más amplio de la estética. Esta corriente no podría entenderse sin tener en cuenta la tradición por la meditación que hay en oriente, uno de los valores intrínsecos a la cultura japonesa a través de la que se busca y encuentra la felicidad.

A partir de este concepto se lleva a la práctica esta filosofía que no pretende otra cosa más que encontrar la paz y la estabilidad de espíritu en las cosas terrenales, en lo que la vida nos ofrece, que es mucho.

Si todos consiguiéramos vivir en paz con esta realidad y teniendo presente la evanescencia de la misma, probablemente alcanzaríamos un estado psicológico más estable y cesaría nuestra lucha interna continua por encontrar nuevas formas para estar alegres y contentos. 

Ejercicios Wabi Sabi

Para concretar un poco más la teoría de esta disciplina, os dejamos un pequeño listado con cuatro prácticas wabi sabi muy sencillas que pueden ayudarnos a ser más felices:

  • Cultiva un bonsái o diseña un pequeño jardín zen:

    este pequeño ritual nos conectará con la naturaleza y nos ayudará a estar más relajados.
  • Disfruta de la preparación de un té o infusión:

    el aroma de las hojas frescas nos hará sentir en paz y armonía e incluso, algunas teorías aseguran que nos ayudará a convertirnos en personas más honestas y hospitalarias.
  • Alfarería como hobby:

    crear nuestra propia pieza de cerámica y aficionarnos a esta actividad nos ayudará a reforzar nuestra autoestima y sentimiento de capacidad.
  • Práctica yoga o meditación:

    sin duda es una de las mejores actividades que podemos hacer en nuestro tiempo libre para cultivar el cuerpo y el espíritu.

Nosotros ya hemos empezado a poner en práctica estos rituales así que ¡anímate y cuéntanos cómo te has sentido!

Categorías: Bienestar. Etiquetas: Alfarería, Wabi Sabi, Yoga, y Zen.