Hygge, la forma de ser plenamente feliz

13 enero, 2017

¿Sabías que Dinamarca es uno de los países con mayor índice de personas felices por habitante? Pues así es, por extraño que nos resulte. La falta de luz derivada de un clima pésimo no resulta ser una razón de peso que afecte al bienestar de los daneses. El responsable de tanta felicidad es conocido con el nombre de hygge, una filosofía de vida que convierte a los habitantes de este país nórdico en uno de los más felices del mundo.

¿Qué es el hygge?

Son muchas las definiciones que utilizamos en España para explicar este concepto o modus vivendi, pero la realidad es que no existe una transcripción literal ni exacta de la palabra. En inglés se traduce con el concepto cosy o friendly, el equivalente en castellano a la palabra acogedor, y lo que nos preguntamos es si tendrá relación la inexistente traducción literal de la palabra con el desconocimiento y falta de práctica de este estilo de vida en países como el nuestro. 

Y es que el hygge es, en definitiva, una forma de vida a través de la que se alcanza la felicidad, tranquilidad y plenitud total. Una actitud o técnica muy relacionada con esta tendencia es el fenómeno conocido en psicología con el nombre de resiliencia, tan en boga en estos días.

Disfrutar de las cosas cotidianas, de los detalles del día a día, de la tranquilidad de un domingo por la tarde en casa leyendo un libro o pasarte una mañana de lluvia en la cama haciendo crucigramas forma parte de las acciones a través de las que podemos encontrarnos mejor con nosotros mismos a través del hyggelig. 

En Dinamarca, la felicidad se toma muy en serio. Este país suele encabezar las listas de países más dichosos del planeta y también las de mayor calidad de vida. En 2015 fue el estado con más equilibrio entre las horas de trabajo y el tiempo dedicado a la vida personal, según el ranking de la OECD. España ocupó el segundo puesto y a continuación estaban los Países Bajos, Bélgica y Noruega.

felicidad

Hygge, la forma de ser plenamente feliz

La filosofía hygge llega a la decoración

Esta tendencia se concibió en un primer momento como un estilo de vida, trasladándose más adelante también a la decoración de los hogares, oficinas y aquellos espacios donde pasamos largos periodos de tiempo cada día.

Muchas personas no son conscientes de ello, pero lo cierto es que la decoración del hogar puede influir, y mucho, en el estado de ánimo de las personas que vivan en él. Por eso, a la hora de decorar es importante tener en cuenta los colores, la iluminación e incluso el estilo de los muebles, ya que afectarán no solo a la percepción del espacio, sino a tu nivel de felicidad.

La filosofía hygge recomienda crear espacios en los que confluya el minimalismo con la comodidad y sencillez de los muebles. Los tonos suaves o pastel y las paredes y techos blancos resultan elementos clave para crear un entorno naif y confortable.

Ahora que conocemos un poco más a fondo los beneficios del hygge, ¿te animas a ponerlo en práctica y alcanzar así los niveles de felicidad de los daneses?