Ensaladas de manzana, perfectas para mimar nuestro organismo

7 Octubre, 2016

Numerosos estudios científicos avalan los beneficios que la ingesta habitual de manzana supone para el organismo, especialmente en la reducción del colesterol malo en beneficio del bueno. La piel de esta fruta tiene un alto contenido en antioxidantes que ayudan a la eliminación de los residuos y toxinas que se encuentran en nuestro cuerpo y reducen la producción de unas moléculas inflamatorias vinculadas al riesgo de padecer problemas cardíacos.

El consumo regular de cualquier tipo de manzana es, en la mayoría de los casos, señal de un estilo de vida saludable gracias a su aporte de vitamina C y fibra. Es una de las frutas más versátiles que conocemos, ya que puede tomarse de postre, en el desayuno, entre horas para saciar el ansia de comer e incluso, antes o después de practicar ejercicio físico, no aportando además grandes cantidades de azúcares ni calorías. El 85% de su composición es simplemente agua y es la fruta que más variedades presenta en el lineal de los supermercados.

Principales beneficios de comer manzana de forma regular

Gracias a su composición es un perfecto alimento hidratante y además es diurética, lo que reduce la acumulación de líquido. Es perfecta para los aficionados al deporte porque reduce los calambres en nuestras articulaciones gracias a la cantidad de potasio que contiene, como ocurre también con el plátano.

Tiene importantes propiedades antioxidantes gracias a la presencia de vitamina E y la pectina que se encuentra en la cáscara de cualquier manzana, fibra que actúa como película protectora del intestino y que tiene un papel decisivo, según indican numeroso estudios, en ciertos tipos de cánceres.

Su consumo es además recomendable en personas diabéticas o con elevado colesterol gracias a sus propiedades para eliminar el azúcar y grasas de la sangre. Y desmitificando falsos mitos populares, os queremos contar una cosa más: la manzana con piel no es un alimento astringente, sino todo lo contrario. Es recomendable para regular el tránsito intestinal y proteger la flora. Por su parte, la manzana sin piel es recomendable, asada o en compota, resultando perfecta como complemento antidiarreico y para combatir la acidez estomacal.

Dentro de la variedad de manzanas que existen, aquellas que resultan más arenosas al paladar son las más apropiadas a la hora de seguir una dieta porque nos dejan mayor sensación de estar llenos, saciados, aunque todas las variedades son recomendables. ¡Y encima son las que más antioxidantes contienen para cuidar nuestra salud!

Cómo introducir las manzanas en nuestras recetas

Es increíble la variedad de sabores y sensaciones que los distintos tipos de manzana pueden proporcionarnos, desde las más ácidas y escalofriantes hasta las mal dulzonas. Nuestra recomendación es utilizar las más ácidas como complemento a recetas fuertes de intensos sabores (ahumados por ejemplo) mientras que las típicas rojas las utilizaremos para postres, compotas y asados.

De momento aquí os dejamos dos deliciosas recetas, frescas y sabrosas, hechas a partir de nuestras barritas de Krissia condimentadas con manzana junto a unos trucos básicos somo como presentarlas.

                     . 

Ensalada de barritas Krissia con pasas y manzana

Cortamos una parte de la manzana en rodajas y otra en cuadraditos y la parte restante la ponemos como base de nuestra preparación. Añadiremos verduritas, nuestras barritas troceadas y las pasas. La aliñamos para darle un toque final con un poquito de pimienta y listo.

Empanadillas de Krissia y manzana

manzana rojas en bodegón

bodegón manzana

Colocamos las obleas en moldes de tartaletas, dejando que la forma quede irregular y pinchamos el fondo con un tenedor para que no suban al hornearse. Cortamos la manzana (con su piel) en dados pequeños, la ponemos en un cuenco y la regamos con unas gotas de zumo de limón para que no se oxide. Lavamos bien las ramas de apio, les quitamos las hebras con ayuda de un cuchillo y lo cortamos en láminas muy finas, incorporándolo al cuenco de la manzana. Añadimos el rallado Krissia y lo mezclamos todo con 2 o 3 cucharadas de mayonesa, un poco de pimienta blanca molida y unas gotas de zumo de limón.

Ahora que sabes de las bondades de la manzana no dejes de tomarlas de manera regular y si te animas a llevar alguna de nuestras recetas a la oficina ¡no te olvides de contarnos cómo te ha salido de rico!

Categorías: Bienestar. Etiquetas: Bienestar, ensaladas, y gastronomía.