Trucos para disfrutar del menú perfecto de playa (o montaña)

Pese a que estamos viviendo un verano muy atípico y es posible que nuestras vacaciones se hayan visto afectadas, hay cosas que no cambian. Y es que si hay un lugar en el planeta donde conseguimos desconectar, ese es la playa para unos o la montaña para otros.

Cuando estamos preparando todo lo necesario para ir a nuestra costa favorita, siempre surge la misma duda: ¿qué tipo de alimentos puedo llevarme a la playa sin correr el riesgo de que se estropee? Ésta es una de las preguntas que nos puede venir a la mente cuando pensamos en pasar una jornada completa de playa, en la que no solo se comparten largos baños en el mar, sino también comidas.

Para solucionar las dudas de alimentación en nuestros planes de verano, nuestra dietista-nutricionista Natalia Ramos nos da una serie de consejos sobre qué productos pueden acompañarnos en un feliz plan veraniego y qué debemos hacer para mantenerlos en un estado óptimo para su disfrute.

Nunca romper la cadena de frío

Una de las premisas más importantes y que nunca debemos olvidar es que la cadena de frío de los alimentos refrigerados, o aquellos que necesitan frío una vez abierto el envase, no debe romperse. Si compramos productos refrigerados o congelados, debemos ir rápido a casa y serán los primeros que coloquemos al llegar, para  así evitar que se rompa esa cadena. En el caso de los frescos que encontramos en la tienda a temperatura ambiente, como las frutas y verduras o los huevos, decidiremos si colocarlos dentro o fuera de la nevera en función de la temperatura que tengamos en casa y de la rapidez con la que vamos a utilizarlos. Si a esto le sumamos las altas temperaturas de verano y largas jornadas al sol, todavía cobra más importancia y hay que poner especial atención. 

La neverita, el complemento obligado

Si estás pensando en pasar varias horas al sol, además de una sombrilla, lo más importante es llevar una nevera portátil en la que puedas guardar todos los alimentos frescos y las bebidas. Hay que incluir alimentos ricos, refrescantes y con muchos nutrientes, ya que debemos seguir cuidando nuestra alimentación durante el verano. Sin dejarnos llevar por la pereza de cargar más cosas, no hay que olvidar los hielos para la nevera, que nos ayudan a mantener la temperatura idónea de los alimentos y bebidas.

Recipientes adecuados

Además de la nevera, la comida tiene que ir en su correspondiente recipiente, ya sea un “tupper”, una botella… Eso sí, hay que asegurarse de que esos recipientes son 100% herméticos y sirven de barrera  tanto para el agua o hielo que pueda haber en la nevera como para que no se filtre la arena de la playa. Utilizar un recipiente para cada tipo de alimento es lo ideal.

Productos fáciles y frescos

En nuestra jornada perfecta de verano, no debemos olvidar incluir piezas de fruta y, si somos previsores, podemos llevar con nosotros trozos de fruta previamente cortados para evitar tener que manipularlos en la playa. Este tipo de alimentos nos ayudará a mantenernos hidratados y a tener una sensación refrescante aún estando a temperaturas altas.

Además, el menú perfecto de playa debe estar basado en recetas sencillas que nos aporten los nutrientes necesarios y nos ofrezcan un sabor que asociemos a esta época tan maravillosa, como puede ser una ensalada de Krissia® con garbanzos y tahine o una ensalada de rúcula, setas shiitake y barritas Krissia®.

Evita el huevo y los lácteos

Si hay dos ingredientes a los que hay que prestar especial atención si los llevamos a la playa son los huevos y los lácteos. Es cierto que la tortilla es uno de los platos más consumidos en verano, pero, si optamos por esta alternativa, mejor cocinarla bien y conservarla en la nevera hasta el momento de comerla. Sin embargo, los lácteos, al necesitar muy buena refrigeración, siempre que se pueda, es mejor reservarlos para tomar en casa.

Ir a la playa no debe ser sinónimo de comer en abundancia, excederse con el alcohol o picar entre horas constantemente. “Seguir una dieta saludable en la playa es posible y, si nos apetece picotear, siempre podemos hacerlo con snacks saludables como pueden ser las frutas, los frutos secos o unas barritas Krissia®”, ha destacado Ramos.