El Origen del Surimi y falsos mitos

Sabemos que las barritas Krissia® están elaboradas con surimi, pero ¿qué sabemos del surimi? ¿cuál es su origen?

Puede que hayas oído muchas cosas del surimi, y una de ellas es que es un producto de la industria; sin embargo, esto se trata de un falso mito ya que el surimi es un método ancestral de conservación de pescado que surgió en Japón en el año 1.115 a.C.

La idea surgió para preservar la frescura y calidad del pescado por más tiempo, además de ofrecer diversidad de productos de pescado más atractivos. En Japón se valora de forma muy especial la calidad y frescura del pescado, por lo que los productos de surimi gozan de una muy buena aceptación como una opción más de tomar pescado de una excelente calidad.

Por lo tanto, el surimi es una técnica milenaria que ha sobrevivido al paso del tiempo y que a día de hoy sigue formando parte de la dieta habitual nipona.

Otro falso mito es el de la composición del surimi, se cree que está elaborado con restos de pescado. Sin embargo, solo se puede elaborar surimi a partir de las mejores partes del pescado, es decir, los filetes, que se pican y se lavan con agua para extraer únicamente su proteína. Así, con los filetes de pescado, agua y una pizca de sal se obtiene el surimi con el que se elaboran después otras recetas, por ejemplo, nuestras barritas Krissia®, fuente natural de proteína, Omega 3 y vitamina B12.

En Krissia® contamos con las mejores materias primas, por ello, el surimi que utilizamos en nuestras barritas se elabora a partir de lomos seleccionados de abadejo de Alaska, una especie de pescado blanco de la familia del bacalao, el más adecuado para elaborar el surimi de más alta calidad, que se captura en el mar de Bering donde las aguas son puras.  

Tras un viaje perfectamente trazable, que evita desperdicios y garantiza la seguridad alimentaria, gracias a IBM Food Trust, el surimi llega a la planta de Krissia®, en Gipuzkoa, donde se trabaja y mezcla con otros ingredientes para elaborar las barritas Krissia®, un producto perfecto para tomar como snack o incluir en infinidad de recetas.

En definitiva, el surimi procede de un saber artesanal, de origen japonés, que llega a nuestros días para que podamos disfrutar de toda la proteína del pescado de una forma nutritiva, divertida, sabrosa y sencilla.