Mitos sobre engordar

La alimentación es un tema que genera gran debate e interés entre la sociedad, especialmente en los últimos tiempos, lo que, unido a cierta desinformación al respecto, da lugar a la aparición de numerosos mitos y leyendas en torno a la nutrición. Por eso te traemos este post, para desmentir o afirmar supuestos alimenticios como que la fruta engorda por la noche, cuáles son los alimentos que adelgazan o si beber agua durante las comidas engorda.

La fruta por la noche engorda

Cenar para no engordar es una preocupación recurrente en muchas dietas y, en este sentido, la fruta suele ser una gran crucificada. Y es que, consumir este grupo de alimentos por la noche engorda es uno de los mitos más repetidos, pero en realidad se trata solo de eso, de un mito. En realidad la fruta tiene las mismas calorías, vitaminas y minerales se tome a la hora o en el orden que se tome. Lo que sí es cierto es que no es aconsejable escoger aquellas frutas que tienen un aporte calórico alto por la noche o en reposo, ya que no hay opción de quemarlas. En este grupo destacan algunas como plátano, coco, uvas, higos, etc. Por el contrario, tenemos la manzana, pera, melocotón o piña, consideradas como la fruta que menos engorda por la noche, por su poder depurativo.

El agua engorda durante las comidas

Falso. El agua es acalórico, no aporta calorías, por lo que no engorda ni adelgaza, con independencia del momento en el que se consuma. De hecho, es tan importante para mantenernos hidratados y, además, es una gran fuente de minerales y electrolitos, que es fundamental ingerirla en cualquier momento del día.
Fruta engorda cena

¿Engorda la fruta por la noche?

Hay alimentos que adelgazan

En realidad todos los alimentos aportan calorías, no existe ninguno que por su propia naturaleza ayude a perder ni un gramo. La clave para adelgazar está en equilibrar dentro de la dieta el gasto energético con la ingesta calórica.

Comer hidratos engorda y proteínas adelgaza

En cada comida debe haber variedad de alimentos y nutrientes para que el mecanismo de saciedad esté bien regulado. Lo que si es verdad es que si se aumenta la ingesta de proteínas y a la vez se reduce la de carbohidratos y grasas, se favorece la combustión de la grasa. Pero, en general, el problema no es el consumo de hidratos, sino la forma de prepararlos. Por ejemplo, en el caso de la pasta, su elevado aporte calórico no se debe a los macarrones si no a la salsa que puede acompañarles.

Saltarse una comida adelgaza

Se trata de otra creencia errónea. De hecho, es un mal hábito. La recomendación por parte de los especialistas es realizar cinco comidas al día, para controlar así el hambre entre ellas y evitar comer de forma ansiosa. ¿Conoces otros mitos sobre este tema?