La planificación como forma de vida

Ya sabemos que establecer unos hábitos de vida saludable va a contribuir positivamente a nuestro bienestar; sin embargo, ¿sabemos realmente cómo debemos ponerlo en práctica? Pues bien, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que en materia de alimentación y ejercicio la planificación es la clave. Desde Krissia®, y con motivo del Día Mundial de la Alimentación, queremos ponéroslo fácil y daros unos consejos que contribuyan a vuestro bienestar.

Si hablamos de alimentación debemos ser conscientes de que para que nos aporte todos los nutrientes que necesitamos esta debe ser variada y completa. En este sentido, tal y como nos explica Natalia Ramos, responsable de Nutrición y Salud en Angulas Aguinaga, “el primer paso que tenemos que dar es idear nuestro menú semanal ya que esto nos ayudará a planificar la compra y preparar recetas equilibradas”.

En este contexto, en nuestra lista de la compra no pueden faltar; verduras frescas o congeladas, arroz y pasta integral, quinoa, legumbres cocidas, frutos secos al natural, aceite de oliva virgen extra, huevos, carnes y pescados frescos o congelados en pequeñas porciones… Por ejemplo, Krissia® nos ofrece una fuente natural de proteína de pescado y omega 3 y supone una solución adaptada a las necesidades y gustos de consumidor actual, a la vez que es ideal para equilibrar y completar nuestra alimentación.

El tamaño sí importa

¡Voilá! Ya tenemos nuestra compra hecha, pero nos siguen surgiendo dudas sobre cómo debemos combinar todos los alimentos que hemos comprado. ¿Sabíais que el método del plato saludable nos puede servir de gran ayuda? Gracias a él podemos entender de una forma muy visual cómo debemos distribuir nuestros alimentos a la hora de preparar nuestras recetas: en primer lugar, la mitad del plato lo deben formar verduras y frutas, un cuarto del plato lo llenaremos de cereales y granos integrales y el otro cuarto restante lo completamos con proteínas.

Hay que tener en cuenta que, aunque la distribución del plato saludable es válida para todos, cada persona necesita una cantidad de alimentos adaptada a sus necesidades.  “Un método sencillo para calcular estas cantidades es tomar como referencia nuestras manos. Por ejemplo, la cantidad de vegetales debe cubrir las dos manos. Para la fruta, llenaremos una mano puesta en forma de cuenco. Para los cereales o las patatas podemos utilizar una cantidad similar al puño cerrado. En el caso de las proteínas, nos guiaremos por el tamaño de nuestra palma (sin los dedos). Y la cantidad de aceite será como la punta de un dedo”, nos aconseja nuestra dietista-nutricionista.

Actividad física en nuestra rutina diaria

Como hemos comentado, la alimentación es fundamental para establecer estos hábitos de vida saludable, pero no basta por sí sola. Tenemos que combinarla con otros hábitos como la práctica de ejercicio físico. En este sentido, tal y como nos explica nuestra coach deportiva Claudia Prat, “un entrenamiento debe tener definidos unos objetivos específicos y una metodología que nos conduzca a lograrlos; si no, no será efectivo, por lo que la planificación vuelve a ser fundamental”. Fijar estas líneas también nos ayudará a incluir la rutina de ejercicio en nuestro día a día ya que planificaremos en base a unos objetivos realistas teniendo en cuenta nuestro punto de partida y el tiempo real del que disponemos para realizarlo.

Desde Krissia® queremos ponéroslo fácil y por este motivo vamos a plantearos rutinas en base a mesociclos, que es un tipo de planificación deportiva que comprende un periodo de tiempo de entre 3 y 6 semanas en las que se trabaja buscando un objetivo común. En este sentido, los objetivos que fijaremos serán por una parte físicos: mejorar el control corporal, la fuerza y la resistencia aeróbica. Y por otro lado, aprenderemos a gestionar un entrenamiento en cuanto a los tiempos de descanso, tipologías, grupos musculares… No te pierdas estas rutinas en nuestro Instagram.